¿acaso eres? lo que fue desde...

No era más que un juego de niños.
Su sentimiento, vano, taciturno. Todo desolado.
Una risa se extingue, y quería llorar.
De pronto, algo sucumbió a su alrededor.

Una noche, arboles se agitan. Sus manos tiemblan.
Un día de estos, algo, pronto llegara.
Nadie sabe. Pronto estará presente entre nosotros.

Noches pálidas. Poemas sin terminar en su buro.
Botellas de absenta. Cigarrillos a montón.
Todo roto. Un espejo que refleja desilusión.
En la otra habitación, su mujer masturbándose.

Sus manos en su cabeza. Mirando el televisor.
Quiere reventar, su cabeza. Nada ocurre.
Tenía una intuición. Esperaba una llamada.
Jamás ocurrirá, quizá mañana.

Revisa su correo electrónico. La misma mierda.
Todos los días camina. Luego llora.
Con su café entre las manos.
Llega y sonríe, a su multitud que le observa.

Horas interminables. El tiempo no sucede.
Llega su esperada hora. Se marcha.
Con la cabeza hacia abajo, entre la multitud
Con sonrisas falsas.
Tétricas carcajadas.

Así fue…

Otro día. Despierta sonriendo.
Esta tarde, vera a su amor.
Es otro. Olvidado por dentro.
Su mundo es a quien tiene en
Sus brazos.

Le canta amor. Poesía, sus verbos.
Quiere que nunca acabe. La ama.
Como nunca amo. Ella también.
Le hizo sentir del mundo, belleza.

Así fue…

Little big looser

Ciertamente, descendía un gota.
La lluvia, inconsciente. Lloraba.
Junto a él, una doncella.
Una muerte barata.

Sin nombre, todo sin nombre.
Un abismo, un sueño, nunca más.
En su jardín. En su juego.
Se perdió.

Lloraba, casi todos los días.
No había un porqué. Solo eso.
Nada más. Pendía la soga.
Todo estaba listo.

Un juego multifacético.
Alegre, de pronto.
Nuevo parecer. Todo brillaba.
Se recogió el cabello,
Y se fue al trabajo.

De pronto…
Recordó algo.
Nunca más se supo de él.

r... xxy.

Llano, sencillo.
Así fue. Lo que ocurrió.
Lo vi venir, incógnito.
Así fue. Fue todo.

Un día, murió. Pero
Su sonrisa vive.
Un recuerdo.
Un anillo con su nombre.
No descansa en paz.

Mi mente duerme.
¿En realidad?, quizá.
Todo es nada.
Como ella, que es todo.
No descansa. ¿Por qué?

Odio sus labios.
Un beso muerto.
Odio el “erase una
Vez nosotros”
Lo odio.

No duermo. No hay razón.
Solo ella. En mi mente.
Eso es, eso fue, eso es.
Una obsesión. Un delirio.
Un amor. Aun sigo esperando.

Adios, amor.

Y de repente se acostaron los pequeños. Sus ropas andrajosas.

Todos estaban muertos. Ella no regreso. Se despidio con locura:



Hace un tiempo. No puedo escribir.

Lo siento por dentro. He olvidado.

Los otoños, los inviernos.

El día donde las hojas caen. Otoño.


Una noche. Locura.

Sitios atestados. Lleno de enfermos.

Solo ríen, se quitan las manos.

Introducen su pene. Ríen.


El mundo, lleno de locos.

Uno más que camina.

Habla un idioma extraño.

Se observa. Se toca.


Anacoreta. Multifacético

Suele leer sus libros. A veces.

Suele sufrir, del amor.

Se fuma una cajetilla de cigarros.


Niño sin zapatos


Gris, extraña sensación. Lo vi, una noche. A lo lejos. Arrastraba sus pies, no tenia vida. Era inútil. Como su madre. Se abre su estomago. Busca un bisturí, sonríe. Extraño dolor, en mis manos. Taciturno. Con los ojos perdidos. Días atrás, caminaba. Se arrastra, le faltan pies. Se le han perdido los zapatos. Odia a todos los niños. Olor a hierbas. Sus ropas viejas. Se masturba diario, le duele. Siente y nadie escucha. Solo ríen de él. Le duele. Tiene una novia. Follan. No se aman, juegan el uno Con el otro. Aun ignoran aquello. A ambos les duele. Delirio, sorpresa. Realidad. Inesperado consuelo. Busca en la vida. La nada. Eso, triste realidad. Su vida, es una mierda.

Perdido en quimeras

Era una simple oración. Todos jugaban y nadie moría. Simplemente, así fue.

Me deshice de las hojas, pero cada vez padecía más insania. Gris manía albergaba los perlinos

Ojos que me observan por la ventana. Así fue…


Empecé por buscar libros de apuntes. Pero nada desvanecía.

absolutamente hermosa. Ella, sus manos.

Sin embargo, su triste mirada, pendía de la suerte.

Ella murió. Pero nunca desapareció.


La arrastraba el aire. Todo mudo.

El silencio.

Casas vacías. Y varios niños

Jugando a ser dios.


Ella ocupa el pensamiento.

Padece lascivia. Desaparece,

Vive en su mente.

Ellos, seguían masturbándose.


Su fuerza, no la hallaba.

Su pene, no funcionaba.

Bebió tanto. Enfermo.

Una sonrisa falsa. Lloro.


Aquelarres taciturnos.

Noches sin magia. Todo sin sazón

Voltea los ojos. Dice incoherencias,

Igual que este inútil texto.

Vesania y un caricato

Perdió su fuerza,
Por eso la quise. Una fecha.
Solo eso.
Despierta ciego. Nada observa.

Solo un recuerdo en la noche
Follan sin parar.
Ambos quieren morir
Pero siguen follando.

Sollozos en un rincón.
Su trastornada conciencia
Pende de un hilo,
Piensa en suicidarse.

Una noche nada más.
Los grillos son tormentos
con lapsos, no se detienen.
Quema sus últimas cartas,
moja la cama al dormir.

Se maquilla y decora los ojos.
Folla de nuevo con una puta.
Su existencia es vacía
nadie comprende su razón.

Inteligencia. Días y noches
Cartas quemadas
Y el recuerdo de un viejo amor.
Esta noche, se suicidara.

Sueños de Lucia


Imágenes, y deseos de la nada.

Conjuro vientos y días nublados

La gota de agua cae

Y el barro. Extraña melodía.


Un día apagado se extiende.

Lápices, colores versátiles.

Un conejo multifacético.

Niños sin pies caminan.


Apague el celular.

Jamás se escucho el llanto,

De los humanos.

Pende un globo en el cielo.


Paisajes arcaicos,

Nimio, sin sentido.

Ella y su sonrisa mueren

Y jamás regresaran.


Aun no regresa.

La lluvia aun cae a lo lejos

Los parajes sin salida.

Le revientan la cabeza


A ella…

 
Copyright © 2010 Anacoreta. All rights reserved.
Blogger Template by